Medidas para cambiar a una mentalidad más ecológica en la construcción

Vivimos una época de conciencia en la cual apenas comenzamos a ver la punta del iceberg respecto a las consecuencias que ha tenido la actividad humana en el equilibrio natural del planeta.

Sin embargo, estamos a tiempo para revertir la tendencia y cada uno de nosotros debemos emprender acciones, desde nuestra trinchera, para ello. Un ejemplo es la industria de la construcción, quien está haciendo su parte, ayudada por la ciencia, ingenieros y demás involucrados, para actuar con una mentalidad ecológica, sin descuidar su objetivo de brindar edificaciones funcionales para los seres humanos.


Foto: Shutterstock

A continuación veremos algunas acciones y tendencias al respecto:

Arquitectura ecológica y sustentable

Se trata de aquella que se adapta e integra a las condiciones del entorno y se basa en factores bioclimáticos, teniendo en cuenta aspectos sustentables como:

  • Reducción de consumo de energía
  • Optimización del uso de recursos naturales
  • Uso de fuentes de energía renovables
  • Empleo de materiales reciclados, no tóxicos y renovables.
  • Menor mantenimiento de las construcciones

Nuevos materiales

La industria de la construcción refina cada vez más sus técnicas de reciclado de materiales. Así mismo, utiliza elementos como residuos agrícolas para construir casas enteras.

Otro ejemplo tiene que ver con la fabricación de ladrillos, la cual emite enormes cantidades de CO2 a la atmósfera debido a que se utilizan combustibles fósiles en ella. Es por ello que actualmente, ingenieros, arquitectos y científicos promueven el uso de ladrillos ecológicos, como los de ceniza o cáñamo.

Techos y muros verdes

Reducen el efecto “isla de calor” sufrido en las grandes ciudades y causado por la falta de evapotranspiración en zonas con gran cantidad de superficies de asfalto y hormigón. 

Diseño consciente y ecodiseño

La mentalidad ecológica está presente desde el mismo diseño de las edificaciones. Gracias a ella, éstas se pueden construir de manera integrada al entorno medioambiental en el que se ubican, pero también tendrán en cuenta la conservación de recursos materiales y naturales durante su vida útil.


Foto: Shutterstock

El ecodiseño consiste en incorporar criterios ambientales en la fase de concepción de cada proyecto. Así mismo, requiere que se tome el tiempo suficiente para analizar el contexto espacial y climático, topografía, orientación, etc., con el fin de tomar decisiones más amigables con el medio ambiente, sin descuidar la eficiencia. 

Las buenas prácticas de diseño hacen más eficientes tanto a las construcciones como a la arquitectura, pero no sólo eso, sino que también reducen sus costos en términos de consumo de energía, lo que a su vez se traduce en precios más bajos de operación y una huella de carbón más pequeña.

Estas prácticas en realidad no son nuevas, sino que por cientos de años han estado presentes en la humanidad. Basta recordar cómo se han usado ciertos tipos de materiales para construir hogares frescos todo el año sin necesidad de usar aire acondicionado.

 

Economía circular

La economía circular inicia con la obtención de recursos naturales, como cualquier producción, pero dentro de sus etapas tiene gran importancia la reparación de artefactos y su recolección cuando ya no sirvan, con el fin de reciclarlos y/o reusarlos para recurrir menos a los elementos que se obtienen de la naturaleza.


Foto: Shutterstock

Lee aquí más información al respecto y sobre cómo Saint-Gobain trabaja bajo este esquema.

 

Reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera

Desde 2015, Saint-Gobain ya había tomado medidas internas para reducir su impacto medioambiental para 2025: se comprometió a reducir su gasto de agua en 80%, sus desperdicios no reusables en 50% y sus emisiones de CO2 un 20%, comparado con las cifras de 2010. Aquí encontrarás más detalles sobre este relevante tema.

La construcción ecológica tiene beneficios por donde se le vea, pues aplicarla reducirá costos y aumentará el ciclo de vida de los edificios. Así mismo, incide directamente en el bienestar y confort de los ocupantes. 

Más que una tendencia, este tipo de construcción está convirtiéndose en el estándar para recuperar nuestros orígenes y convivir de mejor manera en nuestro hogar, el planeta Tierra.