Yeso agrícola, componente esencial para mejorar el suelo

Una de las industrias esenciales para el desarrollo y subsistencia de cualquier región o país es, sin duda, la agricultura, ya que se encarga de proveer materias primas y alimentos para cada día. Por ello, muchos de los objetivos relacionados con este sector apuntan hacia una mayor sustentabilidad, porque representa la opción del presente y futuro en materia de producción alimenticia.

Dentro de las tecnologías acordes con el modelo se encuentran, por mencionar algunas, la rotación de cultivos y la reducción del trabajo de labranza. En este punto, la agricultura sustentable es importante porque protege y fortalece uno de los recursos más importantes que tenemos: el suelo.

Una de las mejores formas de cuidarlo y llegar más rápido a la meta de una agricultura que preserve el potencial de los recursos naturales sin comprometer el área de cultivo es por medio de compuestos minerales como el yeso agrícola.

 

Foto: Shutterstock
 

¿Qué es el yeso agrícola? 

Este suave material está compuesto por sulfato de calcio dihidratado y capaz de mejorar varias propiedades físicas del suelo. Su elemento más importante es el calcio, nutriente que ayuda a mejorar la calidad de los cultivos hortícolas.

Además, gracias a su nivel de solubilidad, el yeso agrícola se ha utilizado como fuente de azufre en muchos suelos deficientes, obteniendo mejoras en la producción en cultivos como maíz, soya o alfalfa.

Para lograr la mayor efectividad en este mineral, es necesario un material de gran pureza, como los yesos para la industria de la agricultura de Saint-Gobain Unicrea Industrial-C y Agrícola-SH, ambos producidos a partir del mineral natural de yeso y que ofrecen un efecto corrector que ayuda al abono a mantenerse en un rango de PH de entre 6 a 8, asegurando que los niveles de nitrógeno químicamente combinado se mantengan constantes.

 

Foto: Shutterstock

Propiedades del yeso agrícola

Por su composición a base de sulfato de calcio, este material proporciona los beneficios necesarios para el cuidado y mejoramiento del suelo para agricultura, entre los que destacan:

  • Enmienda en abonos para horticultura y productos de jardinería.
  • Mejora en la estructura de suelos arcillosos de tierras de cultivos.
  • Recuperación de tierras sumergidas por aguas salinas.
  • Elaboración de abono, por ejemplo, para la producción de champiñón.
  • La acción floculante del sulfato de calcio ayuda a que el abono mantenga una estructura abierta evitando acidificación.
  • Ejerce una leve acción de secado sobre los abonos, mejorando su manejo y ayudando a mantener la consistencia y el nivel general de humedad.

En adición, las soluciones de Saint-Gobain satisfacen los requerimientos de sostenibilidad, diseñando materiales que favorecen al desarrollo de un sector que, en México, tuvo un crecimiento estimado del 4.9% en producción de alimentos en 2020, pero sin dañar el medio ambiente, reafirmando su responsabilidad sustentable no sólo para los hábitats, sino para industrias de actividad primaria. 

También puede interesarte: Conoce la solución de saint-gobain para ayudar a frenar al coronavirus.