Tecnología y materiales antisísmicos en los edificios del presente

La actividad sísmica es una de las principales preocupaciones en la industria de la construcción, ya que involucra una serie de factores a tener en cuenta, como durabilidad, resistencia y, sobre todo, seguridad en los edificios. 

México, particularmente, es un país con alta actividad sísmica. Las características del suelo lacustre de algunas zonas, como Ciudad de México, representan una problemática interesante al momento de construir. Por tanto, las medidas a considerar en las construcciones deben ser muy rigurosas para evitar un posible colapso en caso de algún movimiento telúrico.

La última experiencia significativa ocurrió en septiembre de 2017. Desde entonces, el sector de la construcción ha concentrado su esfuerzo en implementar tecnología y materiales que reduzcan, de manera considerable, los daños por temblores, pero sin dejar de lado la arquitectura moderna y funcional de los edificios para las urbes de hoy. 


Foto: Shutterstock

 

¿Cuáles son las innovaciones tecnológicas que están utilizándose en la actualidad para levantar construcciones antisísmicas? Podemos destacar:

  • Amortiguadores: Estos componentes absorben las vibraciones con un contrapeso colgante en los edificios ubicados en regiones donde hay mayor probabilidad de actividad sísmica. 
  • Aislamiento de base: Esta tecnología funciona con la instalación de una base subterránea que absorbe el movimiento de la tierra y sirve para hacer a los edificios más flexibles, permitiendo que se balanceen y se desplacen.
  • Estructura de supermarco RC: Aquí se combinan vigas superiores, columnas exteriores y amortiguadores. Al no emplear columnas interiores, optimiza el espacio dentro de una construcción. 
  • Muros de corte de placa de acero: Componentes altamente estables cuya función es disipar la fuerza del sismo. Ayudan a las partes menos flexibles de la edificación a estar protegidas e incluso si se dañan o se rompen estos muros de acero, pueden ser reemplazados sin comprometer la integridad de una construcción.
  • Estructuras diagonales de soporte: Muchos edificios en México tienen esta estructura que deja que se sacudan en un sismo, pero los mantiene firmes. 

En cuestión de materiales, la elección depende de la disponibilidad, los conocimientos y experiencias relacionadas a la construcción. Los más utilizados son el hormigón, el acero y la madera, sin embargo, existen los bloques aislantes en los cimientos, aquellos que permiten que el suelo se mueva, pero el edificio no. El aislamiento de bases se utiliza cada vez más en nuevas construcciones.

Y es aquí donde los polímeros de alto desempeño empiezan a tomar importancia, al ser sustitutos más ligeros de otros materiales, pero con la misma resistencia. Las placas de deslizamiento antisísmico Fluorogold, por ejemplo, que se utilizan para absorber el desplazamiento de edificios causado por terremotos, viento o cambios de temperatura.

Este material ha ganado un lugar mayor en el sector de la construcción gracias a diversas características, tales como su baja fricción, autolubricado y amplia resistencia ante un gran rango de temperaturas, así como su variedad de aplicaciones, desde puentes y techos hasta enormes plantas, ayudando con la absorción de energía provocada por los movimientos sísmicos, manteniendo la estabilidad de las construcciones. 

Hoy, los polímeros avanzados Saint-Gobain están marcando una fuerte tendencia en materiales para la construcción, pero también colaboran con la sostenibilidad ambiental gracias a sus componentes, cumpliendo con la misión de seguir mejorando el hábitat de las personas a través de edificaciones más seguras y modernas. Descubre y conoce a detalle toda la línea de plásticos de alto rendimiento en Saint-Gobain.