La industria de la construcción al servicio y cuidado de nuestro planeta

La Tierra es nuestro hogar; es el único lugar (conocido y reportado), hasta la fecha, donde es posible albergar vida, por eso es responsabilidad de todos cuidarla y optimizar el uso de los recursos que nos ofrece. Esto se puede lograr, entre otras acciones, a través de la mayor adopción de prácticas sostenibles dentro del ecosistema industrial. 

En el marco del Día Internacional de la Tierra, instituido desde 1970 y, tomando en cuenta el contexto de salud, economía y sociedad en general, hoy más que nunca es importante generar conciencia respecto a lo que estamos haciendo en pro del ambiente y el equilibrio de nuestro planeta, y no sólo eso, sino también hablar de las soluciones propuestas desde el sector de materiales para construcción y hábitats sostenibles.

Dicho sector es relevante en este contexto porque cerca de un tercio de los desechos sólidos que se generan en el mundo vienen de la industria de la construcción; además, en hogares y edificios de países industrializados, estos representan un gasto importante de recursos y una fuente de contaminación: 40% en el consumo de energía eléctrica, 40% de desechos sólidos, 38% de emisiones de gases invernadero y 12% del consumo de agua potable.

El escenario no luce prometedor a futuro si las prácticas de contaminación y desperdicio de recursos continúan, sin embargo, aún es posible revertir esta situación y dejar un planeta más limpio para las futuras generaciones.

 

La clave de la construcción sostenible está en las soluciones constructivas

La construcción sostenible es aquella que usa herramientas, tecnologías y procesos eficientes, así como soluciones constructivas óptimas, con una visión integral de reducción de huella de carbono, con aporte a la economía circular y con el menor impacto posible al medio ambiente. Además, se proyecta y construye con ellas. La sostenibilidad está presente desde que los ingenieros y los arquitectos diseñan la edificación pensando en cómo evitar el impacto al medio ambiente y, por el contrario, tratar de darle algo positivo al planeta Tierra.


Foto: Shutterstock

Un reto compartido

La necesidad de construir hábitats cómodos, funcionales y amistosos con el planeta es uno de los principales retos que enfrentan las economías en el mundo. Los gobiernos están adoptando políticas diseñadas para mejorar las condiciones de vivienda y de trabajo, así como reducir el consumo de energía, entre otros, en el sector de la construcción, ante la aceleración del calentamiento global y la disminución de los recursos naturales.

En el caso de las empresas dedicadas a la construcción, la rápida innovación tecnológica en la creación de materiales más duraderos, resistentes, aislantes de ruido y temperatura está ayudando a impulsar avances significativos en el confort a los habitantes, y en la calidad constructiva y el rendimiento medioambiental en edificios de diversos giros (comerciales y residenciales).
 

Conoce la División de Productos para la Construcción de Saint-Gobain

Ejemplo de lo anterior es nuestra división de Productos para la Construcción, que ofrece soluciones de alto valor agregado para el sector de la construcción y la industria. 

Saint-Gobain tiene una posición única en el mercado, con enfoques estratégicos en materiales de construcción y una oferta única de soluciones:

  • Vidrio de control solar. Material de máximo confort en construcciones para el sector residencial. Debido a su gran transmisión de luz y su alta eficiencia energética, la línea de vidrios EVO de Saint-Gobain Glass son una opción ecológica y sostenible para la elaboración de ventanas, ya que permiten la entrada necesaria de luz para tener una óptima iluminación natural; además mejoran el aislamiento térmico de la habitación limitando las pérdidas de energía en invierno y verano. 
  • Plaka de yeso. Este producto es perfecto para la construcción de muros y techos falsos en edificios de todo tipo (casas, escuelas, centros comerciales, etc.), ya que son reductores de ruido externo, aislantes térmicos y resistentes al fuego. Están elaborados de hemidrato de calcio con pureza superior al 90% y como todo producto de PLAKA, son amigables con el medio ambiente y tienen 40 años de vida útil, representando una aportación importante a la economía de cualquier proyecto.
  • Aislamiento de fibra de vidrio. La línea de aislamiento Fiberglass Isover de Saint-Gobain brinda a los proyectos residenciales, no residenciales e industriales, soluciones para tener el mejor confort acústico y térmico, protección contra la humedad, protección contra el fuego, calidad de aire interior y eficiencia energética, gracias a su fabricación a base de lana mineral. En adición, está comprometida con la sostenibilidad, entendiéndola como una visión que gira en torno a tres ejes: crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y compromiso social.


Foto: Shutterstock


Es así que, para conmemorar el Día de la Tierra, en Saint-Gobain seguimos firmes en nuestro compromiso de brindar el confort y bienestar necesario para el desarrollo de una vida digna, aportando lo necesario para sostener el ecosistema en el que habitamos, a través de productos y soluciones amigables con el medio ambiente y trabajando a favor de la salud de las personas, disminuyendo la huella del carbono, aportando soluciones para una mayor eficiencia energética y, en general, cuidando los recursos naturales.