El camino del tuning: desde sus alocados orígenes hasta hoy

La cultura de modificación automotriz (interiores y carrocerías) comenzó en la década de los 60s cuando las personas descubrieron que los autos compactos eran fácilmente modificables y que además podían hacerlo en sus casas. Esto sucedió principalmente en lugares como Reino Unido, donde comenzaron a experimentar con los Mini Cooper.

En el año 2001 ocurrió un fenómeno en la historia de la modificación de autos, fue una película, Rápido y Furioso, la cual provocó que muchos amantes de los autos, la pintura y las luces se quedaran con la boca abierta y comenzaran a diseñar ellos mismos el look de sus vehículos.

tuning_a.jpg

El repintado automotriz se volvió clave en la identidad de los nuevos aficionados al tuning. Cambiar de color el auto no era suficiente, por lo que se añadieron diseños originales, graffiti, líneas u otros patrones.

Mientras que Rápido y Furioso convirtió algo que antes era considerado “poco elegante” en un verdadero arte, otro de los fenómenos mediáticos de la primera década de los 2000 que le dio un gran impulso al tuning fue el famoso programa de MTV Pimp my ride, en el que convertían autos con pintura terriblemente dañada y carrocerías viejas y oxidadas en autos con tecnología en cada rincón y pintura un tanto alocada y brillante, lo cual daba como resultado final autos alucinantes para la época.

tuning_b.jpg

Debemos tomar en cuenta que el tuning ha cambiado mucho, y lo que se considera de buen gusto hoy, probablemente no lo era hace casi 20 años y viceversa; por ejemplo, ya no vemos autos con luces neón bajo la carrocería que iluminan el pavimento.

Ahora daremos un breve recorrido por algunas de las primeras tendencias del tuning y cuál es la moda hoy en día.

El tuning a principios del 2000

En la década de los 2000, algunas tendencias del tuning fueron excesivas, aunque sería banal y simplista opinar que estaban “feas”, pues cargaban con toda la influencia de los 90’s: colores, patrones y excentricidad. Algunas de estas tendencias eran el estilo Bosozoku y el Oni-kyan, ambos de esa influencia japonesa que hoy ya no se ve en las calles, ya que mostraba modificaciones cada vez más alejadas de lo útil y más cercanas a lo caricaturesco.

tuning_c.jpg

Foto: carbuzz.com

Otra tendencia de la década del 2000 eran los lowriders, quienes modificaban sus autos para que su carrocería estuviera apenas un par de centímetros por encima del piso. Los lowriders también modificaban las suspensiones de los autos para poder levantar a demanda algunas partes de los autos o incluso llevarlos al extremo de hacerlos rebotar, “acrobacia” que veíamos muchas veces en las películas; es algo muy retro y que lleva a los autos a cumplir propósitos totalmente diferentes a los originales.

tuning_d.jpg

El tuning hoy en día

La palabra tuning ya no tiene el mismo significado de antes. Hace algunos años era sinónimo de modificar un auto al punto de que ya no se parecía al diseño original, e incluso ya no tenía las mismas funciones; sin embargo, sería un error decir que las personas ya no modifican sus autos.

La nueva moda es mucho más sutil y enfocada en la funcionalidad, por ejemplo, añadir pantallas, GPS o equipos de sonido, retapizar los asientos con un mejor material o utilizar cristales con tecnología más avanzada. Un ejemplo de esto último son los vidrios automotrices de Sekurit, los cuales brindan confort térmico y acústico, e incluso algunos son compatibles con la computadora del vehículo para funcionar como pantallas que muestran la información que normalmente va en el tablero.

El repintado automotriz se ha vuelto mucho más refinado. Las personas ya no compran autos para modificarlos, sino para cuidarlos o arreglarlos. Cuando se cambia la pintura de un coche, suele ser por colores más sobrios que a principios del 2000 y, en caso de usarse algún patrón, apenas unas líneas son suficientes para dar un estilo nuevo a un auto.

tuning_e.jpg

El tuning es una actividad que pisó muy fuerte y, así como todas las modas, no desapareció sino que se fue modificando; sin embargo, recordemos que aunque las modas viven poco, también son cíclicas: de una forma u otra, todo se repite. Será cuestión de tiempo para saber si todo quedó en el pasado.

Si te preguntas cuál sería la relación entre Saint-Gobain y la cultura de la modificación automotriz, entonces debes conocer Norton, una marca de abrasivos que ha enfocado por años gran parte de su actividad en diseñar productos para el mercado automotriz (útiles en la reparación y fabricación de carrocería y autopartes) y el repintado. Entra aquí, conoce todos los pasos de este proceso y descubre cómo utilizar las soluciones Norton de Saint-Gobain.