3 ventajas de tener un huerto ecológico en casa y cómo construirlo

cultivar-verdura-ecologica-en-casa.jpg

Contar con un huerto en casa es una forma efectiva de ahorrar dinero, cuidar el medio ambiente y asegurarte de que las verduras que tú y tu familia consumen son 100 % saludables y libres de contaminantes.

Para tener un huerto en casa, no es necesario contar con mucho espacio o un amplio patio, es suficiente con un rincón que reciba directamente la luz del sol durante un par de horas al día. Balcones, ventanas, terrazas, cualquier lugar es bueno. De inicio, puede ser una tarea complicada, pero te aseguramos que se convertirá en una tarea que tú y tu familia disfrutarán; sólo necesitas decidir qué vegetales y hortalizas quieres cultivar y dedicar un poco de tu tiempo para regar, fertilizar y observar el estado de salud de las plantas.

huerto-urbano1-700x466.jpg

Cuidas del medio ambiente

Cultivar tu propio huerto es una sencilla de contribuir, desde la comodidad de tu hogar, con el cuidado del medio ambiente. En los cultivos intensivos, se usan fertilizantes muy agresivos que terminan contaminando la tierra y el agua, debido a las dimensiones de tu huerto, el uso de este tipo de fertilizantes no será necesario.

Disminuir tus gastos

Imagina que logras cultivar en casa todas las verduras y hortalizas que normalmente compras en el mercado, sabemos que no parece mucho, pero si tomas en cuenta el gasto a largo plazo, verás que el ahorro es considerable, además, así sabrás que los alimentos que tu familia consume son saludables, nutritivos y ecológicos.

Fomenta el consumo responsable

Lo que cultives en tu huerto, será para tu consumo exclusivo, así evitarás adquirir productos de las grandes cadenas que venden productos producidos sin tomar en cuenta el consumo responsable o el medio ambiente.

¿Cómo hacerlo?

Si estás decidido a iniciar un proyecto, toma en cuenta nuestras recomendaciones para asegurarte de que sea un éxito. ¡Te presentamos el paso a paso!

  1. Elige el espacio en que lo colocarás basándote en nuestras siguientes recomendaciones:
  • Cuida que la luz del sol dé directamente en esa zona al menos un par de horas al día.
  • Debe contar con una fuente de agua cercana.
  • Cuida que el suelo tenga un buen sistema de drenaje para canalizar el agua sobrante.
  1. Ya elegiste el lugar, ahora elige los materiales para soportar las plantas: macetas, zapatos, llantas, tazas, cajoneras, botellas, etc., prácticamente cualquier objeto puede servirte.
  2. Uno de los últimos pasos, pero no el menos importante, es elegir las semillas que vas a cultivar. Te recomendamos elegir semillas de las plantas de temporada, de esta manera ahorrarás recursos y ayudarás a que tu huerto tenga buena salud.

Combina plantas aromáticas, flores, hortalizas y verduras ¡Te encantará el resultado!