Ingeniería Mexicana de clase mundial

En México uno puede voltear hacia cualquier dirección y encontrará a una persona talentosa, cualidad que se puede referir a  distintas disciplinas: las artes, el deporte, las ciencias aplicadas... Lo importante al identificar la virtud en uno mismo es trabajar para desarrollarla, ahí es donde el talento se convierte en capacidad y excelencia.

Al respecto, no todos los grandes proyectos mexicanos provienen de mentes extranjeras y las personas de muchos países se sorprenderían de saber lo que muchos aztecas han logrado en la historia. Ésta es una pequeña recopilación de lo que la ingeniería mexicana ha logrado, resaltando proyectos que se creían imposibles y algunos ingenieros que deben ser tomados como ejemplo.

Edificio de Teléfonos de México, Jalisco

En 1927 se inició un proyecto de renovación de vías de tránsito a cargo del gobierno de Guadalajara, ya que el uso del automóvil era cada vez más común. Se tomó la decisión de demoler los edificios que estorbaban el paso de la Avenida Juárez, pero hubo uno que no pudieron quitar: el de Teléfonos de México obtuvo un amparo y era el único en medio de la avenida, pero si las instalaciones se cambiaban a otro edificio, la ciudad quedaría sin teléfono hasta realizar la nueva instalación.

En 1950, el ingeniero civil Jorge Matute Remus fue requerido para resolver el problema de la ubicación del edificio. Su proyecto consistía en levantar el edificio de 1,700 toneladas y desplazarlo 12 metros hacia atrás para dejar libre la avenida. La prensa mexicana calificó el proyecto como absurdo, y entre dudas de la población en general, el proyecto inició en mayo de ese año y concluyó 6 meses después, aunque el desplazamiento del edificio se hizo en 5 días usando gatos mecánicos tipo ferrocarril, sin interrumpir el servicio telefónico en ningún momento

“En ingeniería todo es posible”, dijo Matute Remus en una entrevista. El ingeniero falleció en 2002 y en su honor se colocó una estatua de él empujando el edificio de teléfonos.

ingenieria_mexicana_1.jpgingenieria_mexicana_2.jpg

 Foto: origenoticias.com; guadalajarizate.blogspot.com

El sistema tridilosa

Es un sistema de construcción tridimensional de estructuras altamente resistente y ligero, de tablero mixto, en el que se ensamblan acero y concreto. Fue inventado en 1966 por el ingeniero mexicano Heberto Castillo. La tridilosa ayuda a disminuir costos de producción sin comprometer la resistencia, lo cual la hace muy útil para la construcción de techos, hangares, puentes e invernaderos. Está presente en edificios altamente resistentes a sismos.

En México, aproximadamente un millón de metros cuadrados están construidos con tridilosa. El edificio del World Trade Center de la Ciudad de México, el Centro Médico Siglo XXI y la Torre Chapultepec son algunos edificios en el país que usan este sistema que hoy en día es de dominio público y es usado alrededor del mundo.

ingenieria_mexicana_3.jpg

Foto: tridilosa.com.mx

Ingeniería en pro del planeta

Mario Molina Henríquez es un ingeniero químico mexicano, destacado por ser uno de los descubridores de los agujeros de ozono en el Antártico, causado por el uso de clorofluorocarbonos. Es el único mexicano ganador del Premio Nóbel de Química (1995). En 2016, durante un evento a propósito del Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, el ingeniero declaró que en una o dos décadas se podría recuperar por completo la capa de ozono.

En el año 2000, el agujero alcanzó su dimensión más alta al medir 25 millones de kilómetros cuadrados (más que el territorio ruso). Sin embargo, en 2016, la revista Science publicó que el hoyo de la capa de ozono se había reducido 4 millones de kilómetros (similar al territorio de lndia).

México ha jugado parte importante en la solución de este problema, pues fue de los primeros en detectarlo junto con sus causas; además fue el primer país en poner el ejemplo y ratificó el Protocolo de Montreal, en el que las naciones fabricantes de clorofluorocarburos se comprometen a detener la producción de éstos y sustituirlos por otros compuestos menos dañinos al medio ambiente, demostrando la importancia de que las empresas sean sustentables y socialmente responsables.

Un mexicano que impulsó a su país en el siglo XX

Bernardo Quintana Arrioja fue un ingeniero civil importante para la movilidad y energía como se conoce ahora en México. Dirigió proyectos para carreteras y plantas hidroeléctricas en Chiapas y Michoacán y elaboró estudios para el proyecto de construcción del Sistema de Transporte Colectivo Metro, el cual se presentó como propuesta en 1958; también participó en gran parte en la construcción de la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Fundó la empresa Ingenieros Civiles Asociados (ICA) en 1947, la cual realizó proyectos de gran magnitud y que ahora son parte de la identidad de la Ciudad de México como el Palacio de los Deportes, el Palacio Legislativo de San Lázaro, el Estadio Azteca, la Basílica de Guadalupe, la Autopista del Sol y la Torre Mayor.

Bernardo Quintana Arrioja falleció en 1984 y desde 2005 sus restos se encuentran en la Rotonda de las Personas Ilustres en la Ciudad de México.

ingenieria_mexicana_4.jpg

Foto: shutterstock

Son muchos los mexicanos y latinos sobresalientes que realizan un bien, ya sea al mundo entero o a una pequeña comunidad. En Saint-Gobain nos sentimos orgullosos de formar parte de la fila de personas y empresas que piensan en el medio ambiente como algo a lo que hay que darle y no quitarle. Te invitamos a conocer más de cómo apoyamos a reducir el impacto en el planeta.